18 may. 2016

Rostros facetados



Dibujo de un manual de dibujo de Bridgman.



Este ejercicio consiste en sintetizar en planos los volúmenes de un rostro, mediante la interpretación de un modelo fotográfico cuyas luces y sombras estén lo suficientemente marcadas como para que podamos señalar los cambios entre planos mediante aristas.

Buscaremos fotografías de rostros con una iluminación que revele sus volúmenes mediante el claroscuro. Sobre estas fotografías colocaremos un papel vegetal y trazaremos a lápiz líneas en aquellas zonas donde el claroscuro sea más acentuado, dividiendo a manera de arista las zonas donde se produzca una diferencia tonal importante.
Dibujo de Alberto Durero.

Es posible, siguiendo la dirección de las líneas de expresión y de las líneas estructurales del rostro, marcar las aristas que diferencien un plano de otro.



Es interesante trabajar sobre cabezas que se encuentren en diversas posiciones: frontal, perfil, tres cuartos, mirando hacia el frente, hacia arriba y hacia abajo.



De esta manera tendremos una variedad considerable de posiciones a partir de las cuales estudiar la estructura de los rostros y cabezas.



Perfil izquierdo Tres cuartos
a la izquierda
Frontal Tres cuartos a la derecha Perfil derecho
Cabeza hacia arriba


Cabeza hacia arriba / Perfil izquierdo
Cabeza hacia arriba / Tres cuartos
a la izquierda
Cabeza hacia arriba / Frontal Cabeza hacia arriba / Tres cuartos a la derecha


Cabeza hacia arriba / Perfil derecho
Mirada elevada Mirada elevada / Perfil izquierdo Mirada elevada / Tres cuartos
a la izquierda
Mirada elevada / Frontal Mirada elevada / Tres cuartos a la derecha Mirada elevada / Perfil derecho
Mirada hacia el frente Mirada hacia el frente / Perfil izquierdo Mirada hacia el frente / Tres cuartos
a la izquierda
Mirada hacia el frente / Frontal Mirada hacia el frente / Tres cuartos a la derecha Mirada hacia el frente / Perfil derecho
Mirada bajada Mirada bajada / Perfil izquierdo Mirada bajada / Tres cuartos
a la izquierda
Mirada bajada / Frontal Mirada bajada / Tres cuartos a la derecha Mirada bajada / Perfil derecho
Cabeza hacia abajo Cabeza hacia abajo / Perfil izquierdo Cabeza hacia abajo / Tres cuartos
a la izquierda
Cabeza hacia abajo / Frontal Cabeza hacia abajo / Tres cuartos a la derecha Cabeza hacia abajo / Perfil derecho

A partir de las fotografías debemos facetar los rostros seleccionados, es decir determinar las facetas de la cabeza y la cara, cada faz.

faceta.
(Del fr. facette).
1. f. Cada una de las caras o lados de un poliedro, cuando son pequeñas. Se usa especialmente hablando de las caras de las piedras preciosas talladas.

faz.
(Del lat. facĭes).
1. f. Rostro o cara.
2. f. Superficie, vista o lado de una cosa.

Le daremos así a estos estudios de cabeza la apariencia de un poliedro, de una escultura tallada en basto, convirtiendo los suaves y redondeados cambios de plano en aristas, tomando las cabezas la apariencia de robots.








En una segunda parte del ejercicio, utilizaremos nuestros estudios facetados como modelos para copiar en un papel de dibujo, usando la misma proporción. Haremos una copia tomando medidas a ojo, y otra copia con la transposición con compás, mediante triangulación. En ambos casos las líneas que tracemos serán tenues, ya que sobre estos dibujos aplicaremos el claroscuro.

El problema consiste en copiar polígonos irregulares, básicamente triángulos y cuadriláteros, aunque quizás pentágonos, hexágonos, etc.

La triangulación con compás es un método sencillo, mediante el cual trazamos líneas paralelas a las del dibujo original, tomamos medidas de cada lado y las llevamos con arcos que se cortan al dibujo nuevo, obteniendo así los puntos precisos donde terminan los lados adyacentes al primero que trazamos.

Una vez copiado el dibujo, procedemos a su sombreado. En cada faceta emplearemos el valor de oscuridad predominante en esa misma zona en la fotografía. Queda a nuestro albedrío la decisión de difuminar los planos haciendo transiciones o dejarlos con una diferencia escalonada entre unos y otros.