22 oct. 2012

Construcción de una rejilla deformada

 Para modelar libremente un plano, y darle un acabado volumétrico apoyado en un claroscuro, hemos de seguir los siguientes pasos:
-Partimos de un plano delimitado por cuatro líneas. A una pareja de estos lados opuestos del plano le señalamos a ojo sus puntos centrales.
-Unimos esos puntos opuestos con una línea curva caprichosa.
-Señalamos los puntos situados aproximadamente a la mitad de la mitad de los segmentos en los que ha quedado dividido cada cara, es decir, los cuartos de cada lado.
-Unimos los puntos situados uno frente al otro con líneas curvas que adopten en parte la forma de la línea central, y en parte la forma recta de los lados del plano
-Obtenemos los puntos situados en la mitad de cada cuarto, es decir, en los octavos de cada cara.
-Trazamos líneas entre dichos puntos que se amolden a las dos líneas que tienen a sus lados.
-Señalamos los puntos situados en la mitad de cada octavo, es decir, en cada dieciseisavo.
-Trazamos líneas entre dichos puntos que se amolden a las líneas adyacentes.
-Repetimos el proceso en la dirección de las otras dos caras opuestas del plano. Hacia la mitad de cada cara señalamos los puntos centrales y los unimos con una curva a nuestro antojo.
-Trazamos líneas en los cuartos.
-Trazamos líneas en los octavos.
-Trazamos líneas en los dieciseisavos.
-Adviértase que señalando un punto (en rojo) en una de las zonas convexas, que dan la impresión de estar en alto, y se le da la vuelta al dibujo, este mismo punto dará la impresión de estar en una zona cóncava, más hundida. El relieve figurado se invierte por tanto.
-Una vez obtenida la malla lineal, procedemos a darle profundidad con aristas verticales que parten de los cruces de las líneas y se cortan en las líneas inmediatamente inferiores.
-Determinamos una dirección de iluminación, en este caso trasera desde arriba y desde la izquierda, sombreando las caras que quedan interiormente a la izquierda.
-Podemos dejar porciones del plano sin profundidad, a modo de islas.
-También podemos darle profundidad a fosos.
-Hemos optado por ahuecar todas las casillas de la rejilla. Finalmente hemos repasado a tinta las líneas de la rejilla no de forma curva, sino estableciendo rectas entre cruce y cruce, tal como se muestra en el ejemplo inicial.
A continuación se muestran algunos ejemplos creativos del ejercicio:



Nótese cómo en los siguientes ejercicios las aristas que dan profundidad vertical descienden buscando los puntos de las cuadrículas que quedan por delante en el espacio.
Una variante del ejercicio es utilizando cartulina negra y creta blanca, dibujando las luces en lugar de las sombras, y remarcando en blanco las líneas de la superficie de la malla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario